Las bolsas de plástico cuestan dinero

bolsas de plástico extraterrestres

Ahora no se pueden poner el carrito en la cabeza

Hasta no hace mucho tiempo el perejil era gratuito en el supermercado. Estaba lleno de manojitos que los compradores podían coger a su gusto para sazonar sus comidas Arguiñano Style. Pero oh, en este país en cuanto que hay una cosa gratis la gente se pone como loca y por lo visto empezaron a aparecer algunos rumiantes que debían usar el perejil como chicle para calmar sus ansias. Así pues, se llevaban el perejil en manojos para diez familias y cuando alguien llegaba al súper buscando su ración se encontraba con el espacio reservado para el perejil más vacío que una caja fuerte abierta de par en par en una convención de políticos. Los supermercados encontraron en la picaresca española la excusa perfecta para cobrar por fin por esta planta y, de paso, las bolsas de plástico.

Las bolsas de plástico, útiles sábado por la noche

No se puede, en este país no pueden haber cosas gratis. Yo he visto gente mayor luchar a vida o muerte, a primera hora de la mañana, por su ejemplar del diario 20 Minutos. No podéis imaginar lo que son capaces de hacer con un bastón, Donatello de las Tortugas Ninja no era nadie al lado de ellos. Es algo que la idiosincrasia de España lleva dentro. Algo gratis: todo a tope. Los buffets libres y las barras libres pueden dar fe. “Voy por el tercer postre, mi estómago va a reventar, pero es igual, ¡es gratis!” Todavía no sé como un Wok de esos de los chinos puede llegar a tener beneficios. Con las bolsas de plástico era más o menos igual: “Dame una bolsa para la compra y siete para el armario de debajo del fregadero” Que ese armario un día cobrará vida y todas las bolsas que hay ahí se transformarán en una muñeca hinchable que devorará la cocina. “Másssshgh bouoolsassghh grooaaa”

Ahora eso ya no pasa, los supermercados se cansaron de dar bolsas gratis a cascoporro y ahora cobran dos céntimos por cada bolsa. Y ya la gente se lo piensa dos veces. En algunos casos incluso una bolsa puede costar 10 céntimos, como en el Mercadona por una grande. ¿Para cuando las bolsas económicas Hacendado? Por lo tanto las bolsas se han revalorizado, al contrario que la otra “bolsa” con la que nos están dando por culo todos los días. Ahora cuando te intentan atracar por la calle y te dicen: “¿La bolsa o la vida?” te lo piensas dos veces antes de dar la bolsa. Que ahora ya no son gratis. ¿Y la gente que para acostarse con otra decía que tenía que ponerle una bolsa de plástico en la cabeza? Ahora al ser de pago ya no fornican. O les ponen cinta aislante, una de dos.

Me voy a comprar el rosa para confundir a las señoras

De todas formas, los supermercados jamás dirán: “Ahora las bolsas de plástico se han de pagar porque sois unos ansias y empezábamos a tener pérdidas” sino porque es “ecológico”. De un tiempo a esta parte ser ecológico significa que te van a sacar dinero por algún lado. Sino solo tenéis que pasaros por un herbolario de esos llenos de cosas “naturales” y que os claven un dineral por una infusión. “Es que es ecológica”. Yo voy a empezar a hacer software ecológico y venderlo por el doble. “Lo programé con una ramita de perejil en la oreja, recogida del campo sin pesticidas”. A pesar de todo, lo que dicen no es mentira: usar menos bolsas es ecológico, aunque las hayan fabricado ya. Mientras más bolsas consumes, más se hacen; pero si el supermercado no sacara un beneficio económico, la ecología se la traería al pairo. Es como los bancos con las facturas y recibos electrónicos: de repente han visto que ser ecológicos les hace ahorrar una pasta al mes en correo. Sino, de qué.

Esto lo que nos ha traído es un resurgimiento de los carritos de compra. Hasta no hace mucho solo lo usaban las señoras mayores y la gente tiraba con las bolsas de plástico. Pero una vez las pusieron de pago, todo el mundo se fijó en la sabiduría de las señoras y sus carros estampados y a cuadros. De repente ya no se veía como algo vetusto y oxidado, sino como algo retro y útil. Una muestra más de que las señoras ¿dominarán? ¡Dominan! El mundo.

3 dicen la suya

  1. 20/05/2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Ahora no se pueden poner el carrito en la cabeza Hasta no hace mucho tiempo el perejil era gratuito en el supermercado. Estaba lleno de manojitos que los compradores podían coger a su gusto para sazonar sus comidas Arguiñano …..

  2. 11/01/2014

    […] aquí en tu casa por todo el morro a ver si tienes algo para picar que no tengo ganas de bajar al súper“. Y claro, Calderón que es la mar de apañao, la deja pasar. Seguramente no sin pensar: […]

  3. 11/01/2014

    […] ahora saben un cojón de ciencia. Al menos de los productos de limpieza. Sino un día pararos en un supermercado a escucharlas hablar y oiréis conversaciones como […]