Los inventos del Colacao

Post aprobado por José Tojeiro
Innovación. Es curioso que esta palabra exista en español, aquí no se lleva. Pronto lo buscaremos en la RAE y nos saldrá un not found como una catedral. Y si innovamos es con palos. No porque nos peguen para innovar, sino porque todos los productos inventados en España vienen con palos: futbolín, fregona, chupa-chup… Hoy en día la innovación está aún más de capa caída, y eso lo demuestra la desaparición de los inventos del ColaCao. Es una pena porque al menos sus productos no tenían palo. Ya no inventan como antes y todo por un culpable: el ColaCao Turbo.

Todos esos inventos existían por una razón: los grumos. Una de las características principales del ColaCao son los grumos, que parece mentira pero se llegan a utilizar como herramienta de marketing. “Mira qué grumosa es mi bebida” Así, de primeras, da un poco de asquete. Imaginad: “Coca-Cola con grumos, ¡nueva receta!” Y lo primero que te viene a la mente es que se han dedicado a hacer la prueba del trozo de carne disuelto en la Coca-Cola y les ha gustado el sabor que deja. Pero en general, cuando tomábamos el ColaCao de pequeños, muchos nos comíamos los grumillos que quedaban en el fondo a cucharadas. Hasta toser. Que al fin y al cabo lo que había dentro del grumo eran polvillos. El caso es que aunque a muchos les encanta lo de los grumos, a otros les da grima o les molesta. Y se iban a la competencia: Nesquik. ¿Qué hizo ColaCao? ¿Cambiar el producto? ¡No! Innovó. Creó productos para disolver mejor los polvillos que usando la vetusta cuchara.

¿O es que nadie recuerda la mítica Baticao? Que no es que fuera el ColaCao de Batman, sino que, como su propio nombre indica, imitaba a una batidora. No es que se esmeraran demasiado. Cogieron el diseño de una batidora, le quitaron cualquier cosa que permitiera batir de verdad algo y lo dejaron en una pincita que giraba y licuaba el ColaCao. Esto te permitía hacer un ColaCao en frío, cosa harto complicada si lo intentas con la cuchara; y ya ni te digo si lo intentas con un pin, pero hay gente pa’ tó. Y ese era su principal cometido: batir y beber fresquito.

Explicada la BatiCao uno puede imaginar que a partir de ahí, poco más se puede inventar para remover un ColaCao de la vida. Que no es que estés hablando de hacer zumos de frutas, que es un ColaCao en polvo que se disuelve más o menos bien. Pues eso lo pensaría alguien que subestima la capacidad de innovación de los ingenieros de esta empresa. También existió el TurboCao. Para las Olimpiadas de Atlanta 96 sacaron la TurboCao olímpica. El diseño era distinto, se batía a mano (para hacer ejercicio, se entiende) y te indicaba en el mismo bote que si bebías hasta cierto punto eras medalla de plata, y si llegabas más arriba eras medalla de oro. Y si rebosaba dudo mucho que pudieras ni siquiera asomarte al súper andando.

No se conformaron con estos dos grandes inventos, sino que apuntaron aún más alto y en pleno auge de la moda del karaoke lanzaron la Karaokao. Que era lo que decían los niños cuando tiraban una moneda al aire: “Kara o Kao”. Vale, puede que por esto que he dicho me peguéis un “boKao” y me dejéis manco. Lo entiendo. Para batir el ColaCao con este aparatejo tenías que cantar muy fuerte y se batía solo; o no, pero nunca jamás llegué entender la relación entre el karaoke y un batido.

Aún hay más, señora. Existió otro aparato que se llamaba BombaCao, el favorito entre los niños terroristas. Desgraciadamente no he encontrado imágenes. Por lo visto han debido de retirar también sus imágenes de Internet porque podía considerarse un manual para la fábrica de armamento. Como todos los demás inventos servía para batir el ColaCao, oh sorpresa. Pero este lo hacía con nitroglicerina dentro para hacer de cada batida una descarga de adrenalina. Quisieron ir más lejos y sacar el CocktelMolotovCao pero Sanidad les dijo “quietosparaos, vale ya eh, vale ya”. Tenían una forma curiosa de escribir las cartas en Sanidad también.

¿Es posible inventar más cosas? ¡Pues claro! También había espacio para la MaraCao. Como su propio nombre indica eran una especie de maracas que te permitían batir el ColaCao bailando chachachá. Que tiene su aquel, quieras que no. Siempre le podías meter unas canicas y hacer música de verdad. Batir, lo que se dice batir, no es que batiera mucho; pero al menos el niño se quedaba un rato entretenido, mucho antes de que se pusiera de moda enchufarle la Nintendo DS en vena para que se quedara callado.

Para acabar nos queda la CoctelCao, un objeto dedicado a que los niños se entregaran a la bebida de bien pequeños. De ahí que empezara la gente a animarse a beber cubatas como el Licor 43 con ColaCao y se pegaran tal chute de azúcar que cuando parpadeaban se les llenaban los ojos de purpurina. La CoctelCao ya fue el producto que llegó al límite de “cosas que se pueden agitar y le podemos poner cao detrás”. Porque con un producto enfocado al público infantil no puedes crear la PollaCao. Por mucho que estén cerca de la edad de descubrir por sí mismos que agitando según qué cosas también se produce batido.

Hoy día ya no le echan tanta imaginación. Se quedaron con BatiCao que fue el nombre que más triunfó y han sacado cosas como esta, la BobEsponjaCao. El colmo. Ahora, debido a la existencia del llamado ColaCao Turbo, el que no quiera grumos se va a ese producto y el que los quiera se queda con el de siempre. Si ya no innova ColaCao… ¿¡Qué nos queda!? ¿BatiQuik? ¿¿BatiPaladínalataza?? ¿¿¿BatiAceitunasLaEspañola??? Yo, mientras tanto, me voy tirando para la oficina de patentes; que acabo de tener una ideaca con un palo…

Share

12 comentarios en “Los inventos del Colacao

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Genial. Un buen “estudio” sobre la innovación española,

    Enhorabuena. Me ha hecho recordar la niñez y reírme un buen rato con los inventos y tu gran explicación.

    Gracias

  3. Lady Starlight: Supongo que se basan en la premisa de que a una esponja también se le estruja. Aunque visto así parece que esté potando el bueno de Bob. El próximo espero que no hagan el CaganerCao y lo pongan de espaldas… ¡Nunca se sabe! Saludos ^^

    cafe_licor: Muchas gracias a ti ^^

  4. Con lo del Kara o Kao yo creo que te has equivoKao, pero no tanto como para mandarte a MaKao.
    ¿Alguien se acuerda de un concurso que montaron en uno de estos programas matinales (ahora no me acuerdo si era el de Jesús Hermida o el de Nieves Herrero) con un videojuego que iba saltando vallas cada vez que la concursante telefónica decía cao? Eso si que era surreal. Me contó mi hermano que la participación de una se limitó al caocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocaocao. Lo triste es que por lo que se ve, completo el circuito y ganó.
    Sun salud☼.

  5. ¡Ostras! Pues no lo había oído nunca y mira que tragué tele de pequeño. Habrá que investigar sobre el concurso del cao. Aunque a eso le llaman a los playoffs de la NBA : la ronda del cao.

  6. En el Jueves una vez hicieron una vez un resumen de los inventos españoles que me hizo bastante gracia, por no decir toda.

    “Aquí en España somos de ponerles palos a las cosas. ¿Bayeta pinchada en un palo? ¡Fregona! ¿Caramelo pinchado en un palo? ¡Chupachup! ¿Mierda pinchada en un palo? ¡Los discos de Dani Martín!”

  7. Los tuve todos esos y muchos más que sacaron. Recuerdo que sacaban cada verano un invento de esos distinto jajajaja Bueno, de hecho en el trastero los tengo todos de recuerdo en una bolsa jajajaja

  8. Pingback: @Fani4Mars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>