Nombres comerciales de mierda (I): Condones Family

Empieza hoy una nueva sección en el blog llamada “Nombres comerciales de mierda” que puede que sólo tenga una única entrega, pero ahí está. Una sección dedicada a todos aquellos lumbreras de marketing que decidieron poner un nombre completamente anticomercial a una marca. ¿El típico caso del responsable de sección a punto de ser despedido que grita al viento: “¡Pa’ lo que me queda en el convento me cago dentro!”? Es muy posible. ¿Imagináis un mundo en el que la Aspirina se llamase “Eutanasia”? ¿O que el restaurante El Bulli se llamase en realidad “Morirse de Hambre”? Pues eso sería un mundo ideal para los genios de una empresa que decidieron que el mejor nombre para unos condones sería… Family
Símbolo de la confianza ciega
Digo yo que en clases de marketing, a estos señores les enseñaron a generar confianza en la marca. Es decir, ya es jodido llamar a unos condones Family. Pero para colmo poner en la foto de la caja una familia feliz sacada de La casa de la pradera con una niña a caballito y otro en bici debería ser la horca en el mundo de los marketinianos. Que compras una caja de esas y en plena faena miras a la mesita de noche, ves eso, y te da un bajón de los de “es la primera vez que me pasa, te lo juro”. ¿Por qué no poner también la foto de un bebé recién nacido? ¡O una ecografía! ¡Ya puestos!
Lo que no se sabe es si se han llegado a atrever a hacer condones de distintos tipos y sabores. Por ejemplo el Family sabor Fresa. ¿Qué pondrían? ¿A sus hijos disfrazados de fresones para la actuación de final de curso del colegio? O los distintos tamaños: “Family XL, para aquellos a los que no les caben dentro de la casa” Y en la foto de la caja ponen a la madre paseando con dos niños enormes y las piernas ampliamente arqueadas. Por no hablar de anillos de placer y otro tipo de artilugios, que en el caso de Family seguramente estarían formados por púas, pinchos y demás elementos destinados a ofrecer el resultado contrario al que se espera.
Es una lástima que no hayan hecho un anuncio de televisión con esta marca. En plan teletienda a las tantas de la noche. “¡Compre Condones Family! ¡Pioneros en el mundo entero! ¡Los primeros condones de la historia con respiraderos!” Y una serie de imágenes creadas por ordenador donde meten un condón en un objeto cilíndrico para que se vean bien esos agujeritos destinados a una respiración ideal del pene. Con demostraciones incluidas de chorros que salen hacia todas direcciones. Y una apostilla final: “¡El único condón recomendado por la Conferencia Episcopal!” Para acabar con la cara sonriente de Rouco Varela diciendo: “¡¡Y no olviden usarlo después del matrimonio!!” Un éxito.
P.D: Este post es un remake de este: [Condones Family] que en aquella época no tenía imagen disponible para ilustrarlo.

3 dicen la suya

  1. Vanilj dice:

    ¡Lo que me he podido reír con esta entrada!

    La verdad es que hay cosas en el mundo de la publicidad que se me escapan de lo absurdas que son.

    Tu blog me está gustando mucho: voy a ver si saco tiempo para leerlo entero, porque promete.

    Un saludo.

  1. 14/02/2013

    […] de marcas peor escogidos de la historia. En el primer post de la serie tuvimos a los míticos Condones Family. Hoy hablaremos del gel íntimo Chilly. Ahí queda […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *