La letra de los médicos

En árabe se entendería mejor

Se están perdiendo las buenas costumbres. Y no, no me voy a poner a reivindicar el pasado a lo bruto como un tertuliano de Intereconomía cualquiera. Hablo de las recetas médicas. Ahora a los doctores les ha dado por pedir los medicamentos por ordenador y con colocar una pegatina con el nombre en la receta ya tienen suficiente. ¿Y la magia de escribir a mano? Esa sensación de estar tan alejado de los conocimientos médicos que con solo mirar la receta ya digas: “Ah, es que esto solo lo entienden ellos, él sabe el medicamento que me manda, de mi médico me fío como el Caserío”. Ahora nada, ni magia ni leches. Te ponen la receta clarita y puedes buscar el nombre en Internet, desconfiar del médico por comentarios en hipocondriacosenestadomuygrave.com y que te aparezcan 20 síntomas nuevos que jamás habías notado.
La receta que mejor funciona

El caso es que antes esto no pasaba por una sencilla razón: no entendías ni papa de lo que ponía ahí. Yo muchas veces pensaba que el médico me estaba firmando un autógrafo, el muy endiosado, y algún día terminaría dibujando encima un corazoncito: “Con cariño, para el paciente con el resfriado más leve que he visto, recupérate pronto” Y debajo la firma. No era un nombre de receta, ¡era un garabato! Que lo entendería mejor si me dibujaba la pastilla y la buscaba una a una abriendo todas las cajas de la farmacia. 

Lo más soprendente era cuando llegabas a la farmacia. La farmacéutica miraba la receta y de un vistazo salía rauda y veloz hacia la botica a coger lo que te había mandado el médico. O no, a lo mejor se lo inventaba y te curabas igual. Siempre he pensado que la gente que estudia farmacia tiene poderes especiales y seguramente una de las asignaturas sea grafología. De ahí se explicaría que algunas farmacias ahora les dé por enchufarte “medicamentos” homeopáticos. Por otro lado, es posible que alguna asignatura fuese arqueología, por aquello de descifrar jeroglíficos. Uno lo hizo de verdad para recetarle algo a alguien con un cólico nefrítico que prefirió llamarlo “cólico nefertítico” Y se reía solo con su propio chiste en la soledad de su consulta.
Pero los que de verdad debían de tener una asignatura de caligrafía, digamos, especial, serían los propios médicos. Ahí el que escribiera bien tendría los días contados. Debe de ser duro, sobre todo para las doctoras, que las mujeres siempre tienen mejor letra. Yo me imagino al típico padre médico que quiere que su hijo siga sus pasos. Y ahí el pobre chiquillo, aprendiendo a escribir y la madre en casa al ver la letra del niño gritaría: “¡¡Oiii, pero qué bonita letraa de mi niño!!” Para acto seguido escandalizarse: “¡Vergüenza te tendría que dar! ¡Así no vas a llegar a nada! Mira tu padre, ¡¡una eminencia!! ¿Y has visto que alguna vez escriba bien? ¡¡NO!! ¡No se entiende una mierda! ¡Cuando le dejo hacer la lista de la compra para la cena termino comprando en la ferretería!” Y el niño desheredado por hacer buena letra.
Pero esto ya ha cambiado. A nadie le hacen ser un don nadie por escribir bien. Aunque, sin ir más lejos, los profesores de universidad tampoco es que sean unos hachas a la hora de escribir. Es más, el día que descubrieron el PowerPoint se olvidaron de escribir y cuando escriben en la pizarra solo hacen lineas rectas. Luego la gente se duerme en clase y con razón. Eso sí, con los médicos ahora podemos estar tranquilos. Nuestra salud está a salvo de equívocos por culpa de la letra aunque, gracias a los avances tecnológicos, en cuanto haya algún fallo a la hora de recetar un medicamento la culpa se la llevará el virus. Pero el informático.

14 dicen la suya

  1. Luiiz dice:

    oh como he reido con esta entrada.. haha.. aunque el medico cercano a mi casa aun da las recetas en papel y con letra ilegible y todo.. recuerdo que me hizo una carta cuando entré a la universidad.. que intenté leerla y oh dios.. solo pude leer la fecha.. y por que era del día.. luego que valla a checarme por hipocondriatitis agúda subiré una foto de la receta..

  2. morri dice:

    Luiiz: Gracias :D Se han de mantener estas tradiciones que luego no hay con qué hacer risas ni ná.

  3. el_montañes dice:

    Mi padre es médico, pero de los de la vieja escuela, de los de recetas a mano. Tiene tan mala letra que algunos días la farmacéutica le tiene que llamar para que vaya a ver que coño habia escrito. Rectifico, coño no, medicamento.

  4. morri dice:

    el_montañes: ¡Eso es! Como los buenos, los auténticos, ¡los de verdad! Eso es un médico y lo demás es cuento. Si puede que me firme un autógrafo de Gelocatil :D

  5. yonkykong dice:

    Yo soy de los que escribo como un medico, siempre me he preguntado eso de como podian leerlo las de la farmacia

  6. morri dice:

    yonkykong: ¿Y no ha estudiado medicina? ¡Debería! ¡Cuánto talento desperdiciado mecachisenlamar!

  7. mibabel dice:

    Puedo confirmar que a los médicos actuales, cuando escriben a mano, sigue sin entendérseles casi nada.

    http://mibabel.blogspot.com/

  1. 29/01/2012

    […] empieza a cuadrar en su mente y se come con patatas la excusa de su hijo. “Mañana vamos al médico“. Y no sólo se ha creído la excusa, sino que encima le hará faltar al instituto o […]

  2. 11/05/2012

    […] oooh ooh que nos hacen gritar a viva voz disfrutando de ese momento en el que de verdad nos sabemos la letra. Cuando vienen los grupos de fuera a tocar en España lo saben bien, solo enseñan el micro al […]

  3. 19/02/2013

    […] además podría dar cualquiera – de forma gratuita. Imaginémonos que pasa lo mismo con un médico. Ya no es que le pida un favor y haga que le opere en un momento. Es que le pide que le lea el […]

  4. 04/03/2013

    […] de donde provienen. O hasta ahí llega mi conocimiento wikipediesco, que muy probablemente viene un médico aquí y me canea. El caso es que hay varias teorías: una son las microrroturas de fibras que es lo […]

  5. 11/09/2013

    […] Ogilvie, que así se llamaba nuestro doctor-wannabe del día, se encontró a su buen amigo Kevin Green tumbado en el suelo. En una rápida […]

  6. 11/01/2014

    […] puede ser perjudicial para la salud en el mismo momento en que para una enfermedad grave decidas no ir al médico de verdad para que te visite un homeópata y te dé un azucarillo. “Pues a mí me […]

  7. 14/01/2014

    […] de verdad. Nunca viene mal pasar por los doctores, revisarte todo lo revisable y ponerte al día en salud. Pero resulta que no. El chequeo se podría resumir en: “¿Fumas?” “No” […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *