Los gurús de internet

Déjame que tuitee mis consejos de gurú
para una buena penetración
La palabra gurú tiene muchos años de antigüedad, tantos como Fraga que ya nació viejo como Benjamin Button. Proviene del hinduismo – y esto es un dato real y cultural que aporta El mundo está loco en colaboración casual con la Wikipedia – y significa “maestro espiritual”. Los gurús de la tribu lo que hacían era dar consejos de sabiduría sobre el resto de mortales ignorantes que necesitaban ser guiados hacia el buen camino. La mayoría encontraba la sabiduría en esa planta que todo el mundo quiere que legalicen como planta medicinal para implantar firmemente la risoterapia. En resumen, eran unos porreros de cuidado.
Esta palabra se la apoderaron hace unos cuantos años los economistas de fama mundial, y no porque fueran también unos porreros – quizá a ellos les va otra cosa – sino porque también daban consejos desde su púlpito marinero a sus fieles acólitos que les adoran y les hacen la pelota para que les den el consejo maestro y dar el pelotazo. Probablemente el consejo más útil que pueden darles es que se hagan gurús y que vivan del cuento. Los gurús económicos y los de la tribu tienen, eso sí, algo en común muy importante: nunca aciertan ni una, pero todo el mundo les sigue escuchando

Todavía no he visto a un gurú económico acertar algo. Bueno sí, alguno que otro, pero porque se juntaron dos y dijeron: “Tú di esto y yo digo lo contrario, uno de los dos acertará y luego vamos a pachas con las ganancias”. Así es como nace la economía moderna. Internet, como parte del mundo que es, no podía ser menos y también tiene sus gurús que opinan sobre todo lo opinable. Su mayor interés es en dar las indicaciones sobre las tecnologías que serán el futuro. El futuro de las comunicaciones, el futuro de las redes sociales, el futuro de las pajas… Cualquier cosa. Nunca dan ni una, pero nadie se pone a rebuscar en el archivo para ver qué dijeron en el 2007 sobre Second Life, sería para echarse unas risas. “¡Second Life! ¡El futuro! ¡Todo el mundo estará allí!” Allí ahora mismo solo queda una pelotilla del desierto.
Llegados a este punto podemos confirmar que los gurús de internet serían algo así como un futurólogo con traje. En vez de tener una bola de cristal, una toga y unas gafas puestas del revés; tienen un traje de El Corte Inglés, un MacBook y una BlackBerry. Los gadgets que no falten ya que los gurús de internet aman los gadgets tanto o más que el inspector del mismo nombre. Hoy en día si todavía emitiesen la serie del Inspector Gadget estaría patrocinada por Apple y resolvería los casos buscando en Google por el wifi abierto del vecino. Los gurús opinan sobre ellos sin tener ni puñetera idea de los componentes, ni de la tecnología que hay detrás pero afirman con rotundidad lo que triunfará en el futuro por sus características técnicas. Vamos, igual que si Esperanzo Singracio intenta adivinar quién ganará la Liga. Dice Barça o Madrid y hay un 50% de posibilidades. Aunque todavía no sepa si al fútbol se juega con un balón o con una pera limonera.
La clave, pues, no está en saber mucho o poco del tema que hablas: sino que lo parezca. Para ello existen trucos garantizados por la federación de gurús asociados que dice lo siguiente: “Cuando tus oyentes, lectores o interlocutores empiecen a arquear una ceja y parezca que se dan cuenta de que no tienes ni puta idea, es momento de sacar el diccionario de siglas. Y a soltarlas una detrás de la otra. “Como bien dice el indicador CXP de la AST, las probabilidades de que la aplicación TRS del nuevo formato YUI asociado con las magníficas técnicas PEO de posicionamiento web, alcanzará altas cotas de notoriedad en el nuevo estándar de facto RPU del HYU” Y para rematar se pueden inventar una ISO y un número, que nadie lo comprobará. “Y claro, siguiendo la ISO 35202, que es muy importante, ya me entendéis”.

Y no. Nadie les entiende. Ni pajolera idea de lo que ha dicho. Más que nada porque se lo ha inventado todo, pero como no son capaces de contradecir al, oh, gran gurú pues no dicen ni media palabra. No vaya a ser que queden mal delante del genio y ya no les quiera dirigir la palabra. Nadie querría perderse tan valiosos consejos del mundo tecnológico. Así pues, todo el mundo a su alrededor se queda embelesado ante tal demostración de conocimiento y el gurú se limpia el sudor de la frente seguido de un uff de relajación. Por poco se le fastidia el chiringuito.
Lo más gracioso de los gurús interneteros es cuando dan consejos de cómo llevar tu blog. Porque de eso también saben. Entonces hacen una serie de recomendaciones que son siempre diez. Ni una más ni una menos. “Top-10 de consejos para ser un buen blogger”, “top-10 de motivos por los que hacerte un blog, “top-10 de lo que tienes que hacer para ser como yo oh adorador mío comémela ahora mismo mmm así suavesito”. Este último no lo ponen, pero es el título implícito. Un día uno hizo un top de consejos para tener comentarios, puso nueve, y nadie le hizo caso. Y ahí está, llorando por perder su oportunidad de ser gurú. Oh. Una tragedia. Pues haber puesto diez. Leches.
Esta gente, en un mundo normal e ideal nadie les haría caso. Pero vuelve a pasar como con los futurólogos, a pesar de que todo el mundo saben que son un timo, ellos se forran con las llamadas a los teléfonos de pago. Sino, mirad Astro TV. Tu timada del día, y cada día el de más gente. Estos no tienen una línea 906 pero sí tienen vía libre para hacer conferencias en universidades. Como hay un montón de gente por ahí que no tiene ni puñetera idea de Internet, van allí, sueltan un par de vaguedades, unas cuantas siglas y se lo llevan calentito. En definitiva, para ser gurú no hace falta un gran conocimiento del tema: un poco de jeta, un poco de labia, y tienes trabajo lucrativo para unos años. Los elegidos podrán escribir un libro que ponga Anunciado en Internet. 

11 dicen la suya

  1. akrog_27 dice:

    Igual no acertará, pero Leopoldo Abadía se explica de mil maravillas…
    http://www.youtube.com/watch?v=UCCX0EjRohQ
    http://www.youtube.com/watch?v=yUM7UYp65qc

  2. Anonymous dice:

    Otia es verdad, lo de Second Live tiene tela.., dijeron que era el futuro, que si no estabas alli no eras nadie.

  3. morri dice:

    akrog_27: No, si explicar las cosas cuando ya han pasado se les da de puta madre. Pero avisar antes no avisa nadie.

    Anónimo: Sí, y cada día había una noticia nueva chorra con Second Life. Le iba a dedicar un post entero al tema, quizá otro día.

  4. Minnie Mousse dice:

    Pues a mí los gurús me dan una envidia que no veáis. Eso de vivir de decir tonterías y no hacer nada sería mi sueño hecho realidad.

  5. morri dice:

    Minnie Mousse: Es una opción, pero también debe de ser un estrés. Tienen que estar continuamente al día de cualquier chorrada que salga. Es decir, todo el día enchufados a Internet y oler todo lo nuevo. Luego hablar de ello como si fueran expertos porque nadie ha oído hablar de eso todavía.

  1. 28/03/2013

    […] Y me parece cojonudo oiga, pero no seamos hipocritillas. Me gustaría ver a uno de esos gurús en su empresa: “Con veinte empleados saco toda la faena de sobras, ¿pero y si tengo diez […]

  2. 19/09/2013

    […] desistir, ya, pero ya, en intentar predecir el futuro. Basta ya. Sandro Rey, déjalo. No cuela. Gurús de las tecnologías de la información, también. Aunque no llevéis toga ni un pelazo que os […]

  3. 18/02/2014

    […] mitad de las noticias, Kristine Pacek, que tenía la casa llena de gatos, ligó con un muchacho por internet y enseguida se dio cuenta de que en su casa no tendría intimidad. ¿Qué hizo? Largarse a otra […]

  4. 13/01/2016

    […] y los memes. Los memes e Internet. Ambos conceptos están altamente ligados por una razón fundamental. Tenemos acceso a tanta gente […]

  5. 09/03/2016

    […] y sabiduría, también tenemos a una inmensa cantidad de gente que comparte su estulticia. Internet permite difundir tus mensajes al mundo entero a poco que se viralice con lo cual a una misma […]

  6. 17/12/2017

    […] esto sería lo mínimo que les pasaría en un cine, deciden soltarlo amparados en la impunidad de Internet. ¿Dónde está la fiscalía cuando se le necesita? ¡Menos detenidos por chistes sobre antiguos […]