Que me pellizque un pulpo, que no me lo creo


Se me pone la piel de pulpo

Cuando España perdió el primer partido del Mundial de las Vuvuzelas contra Suiza, me dio por decir, al más puro estilo Nostrapacus: “No ganaremos el Mundial”. Y me harté de decirlo. Por activa y por pasiva. No sé si como mecanismo de defensa ante el posible fracaso o en plan supersticioso, pero el caso es que no puedo estar más contento de haberme equivocado. Para colmo, durante la final de anoche donde España se proclamó – ¿fue verdad, no? – campeona del Mundo dije: “Yo cambiaría a Iniesta, que hoy está flojito”. Menos mal que no soy el Seleccionador Nacional. Menos mal.


Y es que la Selección Española, la Roja, va y gana el Mundial – ¿de verdad, no? ¿No me engañáis? – con un golazo de Andrés Iniesta haciéndonos sufrir hasta casi el último minuto. Si llegan a jugar los penaltis vienen los del Récord Guiness para contabilizar el récord histórico de infartos en un solo país. Llegan a penaltis y estábamos por llamar a la ambulancia con antelación. Por si acaso.


La final estuvo muy entretenida, sobre todo si eres aficionado a las artes marciales. Yo creo que el entrenador de Holanda se equivocó, y se pensaba que estaba ante la final del Mundial de Kick-Boxing. Así que sacó a sus mejores luchadores: Van Cinturón Negro, Van Damme y De Pataden Enelpechen. Que hombre, si se va a jugar así, que avisen de antemano que sacamos al Potro de Vallecas y a ver quién le gana. Pero España había venido a jugar al fútbol y hubo un poco de confusión en el campo. Sobre todo porque el árbitro tenía una vara de medir bastante curiosa para sacar tarjetas y, además, una forma de ver la equidistancia un tanto estúpida. Vamos, que el árbitro era malo de cojones. Como casi siempre.


Y como una imagen vale más que mil palabras, ésta define muy bien en qué consistió el juego de Holanda. Está sacado del grupo de Facebook: “Quiero poder elegir a los jugadores de Holanda en el Street Fighter“.



Una pena que de la selección de la que primero el Barça, y luego España, aprendió a hacer el juego de toque vistoso que ha dado a la Selección una Eurocopa y un Mundial, jugara de esa manera. A Cruyff no le haría demasiada gracia. Lo que sí ha sido gracioso ha sido el fantástico pulpo Paul. Que ha “adivinado” quién ganaría cada partido de Alemania, y además se ha atrevido con la final del Mundial. Dicen que el dueño del pulpo Paul aprobó todos los exámenes tipo test de la carrera usándolo de guía. A partir de ahora un pulpo en un examen contará como chuleta.


Lo que debería hacerse es considerar al pulpo, animal sagrado en España. Igual que las vacas en la India. Será difícil, ya que el pulpo a la gallega está la mar de bueno; pero eh, ¿no da un poco de pena comérselos con lo bien que pronostican? ¿Y si estamos desaprovechando su potencial? ¿Y si la verdad sobre la vida, el mundo, el universo y todo lo demás está escondida en los pulpos? ¿Fue el anuncio de Scattergories visionario al declarar pulpo como animal de compañía? ¿Dejará de sentarme mal que me diga pulpo una chica si le toco el culo? A nada de eso tengo respuesta, pero… Pulpo Paul, te queremos.


Y esta ha sido la historia del Mundial. Uno que empezó marcado por los chistes de las vuvuzelas y que han terminado siendo desplazados por los del pulpo. El Mundial más raro de la historia. Tan raro que se retransmitió en directo la predicción de Paul. Tan y tan raro que abrí la portada de Marca y no sabía si estaba delante de un diario deportivo o de la portada de Jara y Sedal. Tan raro, que aunque nos robaran los árbitros esta vez no tuvieran influencia al final. Tan raro que un equipo europeo gana fuera de Europa. Tan raro que por primera vez, el equipo que gana el Mundial, perdió el primer partido. Tan raro… Que ganó el que lo merecía. Tan raro, que ganó España. ¡Viva!


Post relacionado:


[No íbamos a pasar de cuartos, y dimos la(s) campanada(s)]

5 dicen la suya

  1. 21/01/2013

    […] con tus amigos en un bar, estás tan tranquilo hablando de cualquier tontería como por ejemplo el fútbol o dudas existenciales como: “¿Hasta donde es escote y hasta donde ya se considera que estás […]

  2. 29/08/2013

    […] periodistas están como locos con la edad dorada del deporte español. Casualmente ésta coincide con la edad de hojalata de la vida en general en […]

  3. 09/01/2014

    […] se inventó para estas oportunidades. ¿Sino para que habrían puesto una cosa así en el coche? Un Mundial solo se gana como mucho cada cuatro años, pero un buen atasco lo puede disfrutar cada fin de […]

  4. 11/01/2014

    […] – Como shi no eshtuvierash acoshtumbrada ya, picarona. Como decía, esh inshostenible. El fútbol debe de volver a sher permitido. – ¡Pero no queda dinero en las cuentas! ¡Algo tenemos que hacer! […]

  5. 14/07/2014

    […] empezar con nuestro propio equipo. España venía con la vitola de campeón – ojalá un día aparecieran con una vitola de verdad, fumando puros todos -, pero se llevó […]