Poner la primera piedra


“No nos quedaban piedras así que pon ahí una caja de zapatos”

Hubo un tiempo en el que todos los edificios se hacían con piedras. Y no con piedras de estas que se recogen en la playa y se tiran a los amigos para incordiar un rato. Con piedras bien gordas y pulidas. Así se consiguieron construir catedrales, puentes, acueductos y un tobogán para masoquistas. Pero en aquella época no tenían la costumbre de poner la primera piedra. Sí, alguna tenía que ser la primera; pero no iba el prefecto, cogía una piedra de la cantera, se provocaba una hernia discal y llamaba a la tele para que le grabaran. “Aquí está la primera ¡piedrAAugh! Entre la armadura de cinco kilos y el pedrolo este que me han dao me han dejao finus finus. ¡Que ajusticien al esclavus cabronicus!”


En realidad iban cuando terminaba la obra, cortaban una cintita y daban por inaugurado el acueducto. Perdón, ¿hay un médico en la sala? El historiador del fondo acaba de desmayarse y está vomitando espuma. Pero hoy en día, que no se construye ni un solo edificio con piedras, todo el mundo se dedica a poner la primera. “El político tal fue a poner la primera piedra del nuevo hospital de Redruejo del Quincallo Pinístico”, pero luego… ¿Luego esa piedra queda ahí y forma parte de la obra? Es decir, ¿todos los hospitales están hechos de ladrillos y en los cimientos hay una piedra mal puesta ahí debajo? Que a lo mejor está hasta salida para fuera y cuando bajan al sótano tienen que ir con cuidado. “No pases por ahí, que está la primera piedra y el político se puso nervioso y la colocó de lado” Y venga a tropezarse gente.


Los políticos usan el gesto de poner la primera piedra como una forma de acercarse al pueblo llano. Como diciendo, eh, nosotros también somos currantes. Como cuando un político gallego se puso a apagar fuegos con una manguera poniendo el dedo en la punta, como si estuviera regando el jardín. “¡Cariñooo, creo que se nos han quemado las costillas y las morcillicas” “¡Ay! ¡Que no te entera! ¡Que ha habío un incendio!” Así que ellos se ponen en plan: nosotros también ponemos piedras, fíjate. Y nadie les ha explicado aún que los edificios ahora se hacen con ladrillos. Son así.


Así pues, ellos se ponen manos a la obra y cogen una piedrecita, colocan a unos cuantos cámaras y se ponen ahí a meterla en un huequecito hecho para la ocasión. Y luego queda el lugar marcado como: “Aquí estuvo Jordi Pujol y puso la primera piedra” Pero a ver, ¿¡que mérito tiene!? Si le dejaron el hueco ahí para ponerla y ¡encima la puso mal! Que luego tiene que venir un paleta de verdad, con su cigarro en la boca y su camiseta imperio y se queda mirando: “A vé, esto está mal eh, la mezcla está mal, te has pasao con el agua, buuuee, etto va a habé que cambiarlo tó, éshate pa un lao y déjame a mí, que tiene una manoh que parecen pies”. Y allá que van con su mortero y lo recolocan todo.


Realmente lo que pasa con esto de colocar la primera piedra es que es una muestra más de los miedos de los políticos. En teoría ellos hacen las obras para ofrecernos bienestar a los ciudadanos, pero ¿qué sentido tiene para ellos si nadie se entera? Como las obras son tan lentas, tienen que aparecer al principio. Quien sabe si cuando se terminen estarán aún en el poder. Así cuando aparezca el nuevo quitando la cintita para inaugurar el nuevo hospital, estará el otro de fondo diciendo: “¡Eh! ¡Que yo puse la primera piedra! ¡Miradme! ¡Lo hice yo!” Y un obrero que pasa por el fondo se tropieza y cae al suelo. En plan metáfora.

6 dicen la suya

  1. Tiberio dice:

    Por poner ni ponen la piedra.Además en asunto de la afoto hacen el ridículo con eso de colocarse – por imperativo legal y cuando conviene – el casco de currito.¡Dios,que arte tienen para manejar la pala!.

    La verdad es que estos congeneres nuestros son de lo más pueril.En Yankeeland los que pasan a la inmortalidad lo hacen por una ley o una enmienda.

  2. Ary_Anne dice:

    Yo tengo una pregunta…
    Si todas las personalidades ponían la primera piedra de los edificios…
    Madre de Dios, ¿quién cojones fue el amo que puso la primera de cualquiera de las pirámides de Egipto, o la de las culturas con cualquier edificio un poco bestia?
    Un monumento a ese hombre… pero… ¿quién pondría la primera piedra?
    Esto de dormir poco es malo… Da demasiado que pensar xD

  3. Tiberio dice:

    El pringadillo de turno.

    Exceptuando el Medioevo que los maestros canteros marcaban sus sillerias,poca cosa nos va a identificar quien puso la primera piedra.

  4. morri dice:

    Tiberio: Y tanto, lo del casco es genial. Se les ve tan… Tan… Perdidos.

    Ary_Anne: ¡Bien pensado! Entonces no tenían huevos a ponerse a poner primeras piedras. El faraón se quedaba en casa, mandaba a cuatro esclavos y andando. Como no había elecciones no tenían que quedar bien con la gente.

  5. Dra. Paez dice:

    Jajajajaja….! Que risa. Te invito a que pases por mi blog un dia de estos.!

  1. 02/07/2014

    […] hospitales públicos, y escuelas… Hasta guarderías. Luego iba un tío y ponía la primera piedra, que era un trabajo muy complicado. Hubo una época en la que hacer eso daba votos y todo.  […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *