La TDT de pago y la TDT en general


“TDT: Timo Diferente al Tocomocho, también consideran cambiar el logo por el de JoDT”



Ayer el Gobierno, con premeditación y agostosía, anunció que permitía la TDT de pago. ¡Menuda sorpresa! Pensé. Yo creía que ya era de pago, entre los teletimos y el tarot (tema que me tiene fascinado y al que dedicaré un post en breve); y la compra del aparato de marras para poder ver la nueva televisión ya pensaba que estábamos pagando. Pero parece ser que no lo suficiente. Que no se diga que nuestro presidente Zapatero no hace nada contra la crisis: está fomentando el consumo. Sí, con sumo gusto les mandaría a tomar por saco porque la TDT de pago la va a pagar su tía la Frasquita. Que debe estar forrada, porque esta frase se oyó en toda España durante la tarde de ayer.


Pero hablemos de la TDT en sí, por ahora. No vayamos a la de pago aún, que hay mucha tela que cortar, como dijo Camps un día a su sastre. La TDT desde sus inicios de preparación para implantarse, durante la segunda legislatura del Gobierno de Aznar (ese hombretón) sirvió para enchufar a los amiguitos del PP. Aparecieron licencias para VeoTV (perteneciente a El Mundo) e Intereconomía (perteneciente a El Mundo Antiguo y las Cavernas). Cuando cogió el testigo el Gobierno de Zapatero aparecieron licencias para los amiguitos del PSOE. Licencia analógica y digital para Cuatro y La Sexta. Nuestros gobiernos son así: muy amistosos. Las cuatro licencias tienen muchas cosas en común, unos son peperos o pesoeros con suavidad (Veo y Cuatro) y otros lo son a tope (Intereconomía y La Sexta).


Estos dos últimos tienen muchas cosas en común, sobre todo una: su querencia por Zapatero. Veamos una imagen alegórica de la Sexta Noticias: Imaginad a Sara Carbonero en una bañera, bueno, no del todo, no os vayáis aún; dándole jabón a Zapatero en la espalda con un ligero masaje relajante. Y delante Mamen Mendizábal… Bueno, no demos más detalles. Intereconomía es lo contrario. Imaginad a Xavier Horcajo con pinchos y palos, un garrote vil, agarrando a Zapatero y torturándolo. Llamándolo de todo y culpable de los males del mundo. Un día de estos abrirán el telenoticias diciendo que Zapatero fue el culpable de la caída del Imperio Romano. Tiempo al tiempo.


Así está la televisión en España. Todo neutralidad, objetividad, profesionalidad y servicio al espectador. Luego tenemos unos cuantos canales de noticias las 24 horas. Son las mismas noticias con ligeros retoques en un bucle infinito. Si los dejas un rato puesto te aprendes todas las noticias de memoria, hasta los breves que aparecen por debajo de la pantalla. Un amigo está enganchado al 24 horas de TVE y cuando lo vemos le damos al play y nos pone al día en un momento. Hace hasta la sintonía, un portento.



“Ya tengo mi TDT Zas, Zas en toda la boca

Y luego está toda la mierda, más aún de la que había. Por ejemplo, canales de teletienda, que en las listas de canales aciertan a llamar servicios. Supongo que lo dicen porque al verlos te entran unas ganas irremediables de ir al servicio a soltar la primera papilla. Luego hay canales de dibujos animados para que los niños se queden enganchados durante horas y horas mirando la tele para que no molesten a sus padres y para que tampoco se molesten en pensar en algo. Ya se sabe que pensar cansa. Que se lo digan a Belén Esteban (esta mujer es un comodín a la hora de hacer chistes sobre pensar, tontos y demás, ya sabéis). Y también tenemos a Teledeporte más conocido como Teletenis.


Entonces es cuando llegamos al magnífico mundo de la TDT de pago. Da la casualidad que el único canal preparado para esta nueva TDT es Gol TV (perteneciente al grupo Mediapro: la Sexta, Público, etc, los amigos del fútbol gratis) que ha tardado menos de 24 horas en poner en marcha el canal en lugar de Hogar 10 (echaré de menos su tarot de madrugada). Por ahora emiten gratis hasta el 1 de Septiembre, en plan promoción, y luego costará 14 euritos al mes. ¿Cuántos canales de pago habrán? Si cada uno vale eso las familias tendrán que pedir créditos para ver la tele, supongo que a eso se refieren cuando hablan de reactivar la economía. La gracia no está ahí, que ya es suficientemente chistoso, sino que para poder verla todos los aparaticos que ha comprado la gente con las prisas porque eh, ¡que la tele normal se dejará de ver! ¡Que viene el coco! Pues ya no valen. Porque hace falta una ranurita para insertar las tarjetas descodificadoras que, todo sea dicho, pronto serán pirateadas.


¿Y cuánto vale un aparato TDT con descodificador? Nada, una minucia. De 60 a 70 euros. Así que no sólo hay que pagar por un canal para ver el fútbol, ¡sino que encima hay que pagar por un descodificador nuevo! ¿Os acordáis de tía Frasquita? Pues hasta ella dice que se lo pueden meter por el culo. Así que como podéis ver la TDT es un gran avance para nuestra sociedad, para nuestra sociedad anónima Mediapro y los fabricantes de aparatos de TDT y televisores con ranuritas. ¡Viva y bravo por nuestros dirigentes! ¿O podría decir mejor nuestros dirigidos?

Di la tuya

  1. 02/07/2014

    […] capacidad de hablar y pedir cosas. Principalmente la culpa de esto la tienen los canales como Clan de la TDT que emiten dibujos animados las veinticuatro horas del día y tienen a los niños con los ojos como […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *