Los tutoriales infernales de los videojuegos


¿¿Que pruebe de hacer quééée?? ¡Quiero jugááá yaaáá!

Ahora que el mundo del videojuego está más a la orden del día que nunca, las consolas se venden como churros: “Deme un cuarto de kilo de Wii para llevar”, “Échale un poco de azúcar por encima de la Play 3 y un vasito de Nintendo DS desecha”. Sí, ahora tiene una consola hasta tu abuela a la que a la mínima que te despistes te ha dado una paliza impresionante a los bolos. ¡O incluso al boxeo! Déjalas ir a las abuelas… Mientras algunos videojuegos son más sencillos que el mecanismo de una canica y puedes ver al momento a gente viciada Imaginando ser mamá o cuidando a su iguana virtual “Mamá, ¡la iguana me mira rara!”, hay otros juegos que pueden requerir cierta complicación antes de ponerse a jugar. Pero para eso se inventaron los tutoriales. O no.


Los tutoriales son esos elementos videojueguiles del averno que pretenden explicarte en un ratito, a veces especialmente largo -mejor dicho, infinitamente largo– cómo debes jugar al dvd, bluray, cartuchito en cuestión que tengas en la consola. La cuestión es que algunos de ellos se exceden en su afán de mostrarte todo lo que puedes hacer en poco tiempo sin ser conscientes de que tu cerebro no puede asimilar tanta información a la vez. Es un poco como meterte en un coche de rally con Luís Moya al lado sin intérprete Drecharasojosecierra – Español, Español -Drecharasojosecierra.


Lo mejor, es que algunos de ellos no te dejan jugar hasta que no superas su magnífico tutorial, llámalo tutorial, llámalo examen. Es como si antes de empezar a leerte un libro te obligara a buscar en el diccionario treinta palabras que salen en el libro y hasta que no las hayas encontrado, apuntado y asimilado en diez minutos, no se despegarán las páginas siguientes. Jódete si no te sabes el abecedario.


Para muestra, un botón, el Driver de la Playstation uno o para PC. Tenías que hacer tropecientas filigranas en un parking en tiempo limitado. Que si giro 360º, que si slalom, que si vuelta 180º marcha atrás, atrás, alante, freno, saca la cabeza por la ventanilla, fúmate un cigarro en marcha y conduce mientras te la… En fin, no pedían esto último, pero faltaba poco. Puestos a pedir filigranas de conducción que difícilmente usarás… Así pues, no se conformaban con eso: si te chocabas a tomar por culo, si te dejabas alguna pirueta también. Viendo el video parece fácil, pero también parece fácil cuando ves a un tío pasarse el Super Mario Bros 3 en 10 minutos y no lo era:





¿Qué necesidad hay de saber todo lo que se puede hacer desde un primer momento en vez de descubrirlo poco a poco mientras se juega? Hay tutoriales además que son lentos a más no poder y empiezan a decirte: “Prueba de tocar el botón X, ahora el Y, ahora con este tocarás la zambomba, con el L2 + R2 te saldrá un cubata por la bandeja de la consola”. Después de veinte minutos aún no has jugado a nada y las probabilidades de quemar el videojuego en una pira junto con la consola suben exponencialmente. Es peor incluso que cuando esperabas que el juego cargara en la época de Spectrum y MSX con aquellos “Oiooohggg iiiii, oiioooo, groiiii” y hasta después de media hora no podías jugar a nada. En esto es peor, parece que puedes, pero no, tienes que esperar.


Incluso corre el rumor que alguien publicó un juego que era enteramente un tutorial, es decir, el juego consistía en pasarte el cómo jugar a un supuesto juego que no existe. Supongo que les salió tan difícil el aprender a manejarse con los mandos que decidieron que ese era el auténtico reto y lo dejaron tal cual. Aunque no sé que es peor, hay algunos juegos en los que te meten en una guerra, tiros por aquí, tiros por allá, y adivina qué botón tocar una vez te hayan matado por decimonovena vez. Ni tanto ni tan calvo.


Más cosas de videojuegos en El mundo está loco:


[El día que me tocó la Wii y un poco de consoleo]
[Las barras de descarga de los videojuegos]
[Super Mario Bros se drogaba]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *