Los famosos de internet


Desde que el mundo de los mass media dejó de pertenecer a la televisión y pasó a manos de las webs llamadas dospuntocero el mundo de la fama también ha dejado de ser el mismo. Ahora cualquiera puede ser famoso en el mundo entero e incluso serlo en cuestión de horas, basta un par de meneos y diggeos para que un personaje anónimo se convierta en un ser famoso. Con una diferencia importante con los famosos de toda la vida: el dinero. Porque la gente está dispuesta a ser famosa si con ello viene acompañado el dinero; pero en Internet los motivos por los cuales eres famoso es porque tu novio ha enviado una colección de fotos porno tuyas a un foro de pajilleros o te pillaron borracho en una fiesta de la universidad.


Sí, ya no es lo mismo. Ahora a esas personas las reconocerán por la calle, avasallarán sus vidas y serán el hazmerreir del pueblo: “Míralo, qué tranquilo va por la calle, quién diría que luego se emborracha, se pone dos orejas de Dumbo, un pepino en el culo y silba la canción de Heidi” y estará en Ohio y lo seguirán reconociendo, no te puedes esconder. El hecho de ser famoso ya no tiene el mismo estatus social, la propia palabra famoso empieza a tener un sentido peyorativo que define los calvarios por los que han de pasar estos personajes del mundo internetero. Antes si hiciste algo extraño por lo que todo tu pueblo te reconoce como ente a evitar: “Meisss meeiisss”; te cambiabas de pueblo y ya está, con un poco de suerte nadie te reconocería. Eras el tonto del pueblo y punto. Ahora con algo así eres el tonto del mundo, y oye, cuando se es el tonto del mundo hasta que no hayan planetas extrasolares en condiciones para irse a vivir está jodida la cosa…


Aún así, en el mundo internetero a la gente le mola ser famosa, sea como sea, aunque luego cuando vean la realidad de lo que es ser famoso sin un duro se agobien y desaparezcan del mapa. Algunos, eso sí, son involuntarios y convivirán con ello hasta que consigan una buena operación estética. Así pues, voy a enumerar algunos de los tipos de famosos que existen en la red. Sí, los he pescao.


Friki pillado: Dícese de una persona con cierto anticarisma que hace que una foto suya provoque hilaridad allá donde vaya con lo cual se convierta en una aspirante a foto más retocada con Photoshop de la historia de Internet. Aquí tenéis unos cuantos ejemplos: [Famosa en cuestión de minutos] También existen ejemplos en video como el niño alemán loco que daba ostias al teclado. ¿Alguien de la sala le gustaría ser famoso como estos personajes?


Friki voluntario: El friki voluntario es ese personaje que intenta hacer una canción del verano o busca notoriedad de algún tipo haciendo algo raro. Yo que sé, soplar velas con el sobaco o sacarse pelotillas del culo con las pestañas que lleva siete años poniéndose crecepelo. Yo qué sé. Por alguna razón aún no explicada por universidades canadienses este tipo de personajes acaban apareciendo en portada de Meneame. Con lo cual se hacen famosos rápidamente y hasta tienen posibilidades de aparecer en algún programa de la tele. Sin cobrar claro. “Si en Internet lo haces gratis no esperes cobrar aquí chavalín, ala, saca el culo” le dijeron a alguno.


La provocadora de masturbaciones light o dickwarmers: Hay dos tipos de chicas famosas en Internet, las que provocan masturbaciones y las que provocan masturbaciones. Unas las hacen a gente enferma y las otras a gente que con ver unas tetas les basta. Las light son las primeras. ¿Por qué son enfermos? Os preguntaréis. Pues bien, si alguien os dice que se masturba viendo a la presentadora del telediario o con Ana Rosa Quintana pensaréis que es un enfermo. Y que tiene un mal gusto de cojones, aparte. Y que mejor que no lo hubiera dicho, aaghh. Pues bien, también hay gente que a la vista de unos hombros desnudos empiezan a imaginar y alegría. Se hacen famosas rápidamente sin mostrar un mísero pezón y sus blogs se llenan de comentarios de ilusos que creen que algún día la chica saldrá de la pantalla y les desvirgará insitu. “Creí que no me lo dirías nuncaa oooishh, ven pacá mozuelooo”


La provocadora de masturbaciones hard o dickexploiter: Estas no se cortan un pelo y ni hombros ni tonterías. Aparecen enseñando el culo las más suaves y acaban haciendo un primer plano del ovario derecho. “No te parece sexy mi primer plano eehhh” Sexísimo. Algunas reinas del erotismo, otras reinas de la cutrez sexual tienen el común denominador de la facilidad de internet para encumbrar como diosa a cualquier chica que esté mínimamente buena y enseñe hasta los higadillos. Probablemente estas sí que acaben ganando algo de dinero. Como Keyra Agustina que ha hecho de su culo embadurnado en aceite el culo más famoso de Internet y parte del extranjero. Que un día vendrán los extraterrestres a invadirnos y tendrán posters en los ovni-camiones del culo de esta señorita. Ya veréis ya.


Dickexploiters o dickwarmers bis: Provocan lo mismo que las anteriores con la diferencia de que ellas no lo deseaban. Pueden ser desde saltadoras de pértiga famosas por casualidad por una foto favorable hasta videos porno amateur en el que sólo se le ve la coronilla a la chica no me preguntéis por qué. Estas tampoco ganan dinero excepto alguna que haya sabido sacarle tajada a que el mundo entero gaste kleenex a su salud.


Los karaokitos: Cuando parecía que el karaoke estaba muerto y enterrado apareció el Singstar y todo el mundo recordó que quería ser un estrella. Youtube y la proliferación de webcams y cámaras de video hicieron el resto. Después, apareció Florecilla y el mundo dejó de ser igual para siempre. Esa peca, esa sensualidad, esa voz aflautada en plena desafinación. Una maravilla. Además, se puso de moda lo de hacer playbacks entre algunas pijichicas mostrando escote y ciertas maneras de dickwarmers. Florecilla, a pesar de todo, nunca llegó a ser dickwarmer y aún me pregunto por qué.


Los gurus: Y no, no hablo de ninguna tribu ni de la marca de ropa. Hablo de los “expertos” en tecnología que se han hecho famosos en el mundo internetero. Estos sí que sacan pasta de su fama. Incluso podrían sacar el libro de “Cómo vivir de rentas haciendo conferencias en las que la gente que va no tiene ni puta idea de lo que hablo porque yo mismo tampoco lo sé puesto que me lo invento”. Y a forrarse que son dos días. Tienen una absoluta predisposición a ser lamidos culilmente por múltiples bloggers que quisieran ser como ellos. De ahí su fama, unos cuantos retoques sin Photoshop al curriculum y todo a pedir de boca. “Oiga, que aquí pone que usted es experto en iMe Rioen Tucara 2.0 y eso no existe” “Qué sabrás tú pringao” contestan.


Javi que rima con olla y agua de Bezoya: Famoso por sí solo en el mundo internetero, pionero del spam camuflado en comentarios que aún se sufre en todos los blogs españoles. “Me gusta mucho tu blog, date una vuelta por el mío”, “Busca mi nombre en Youtube”, “Tengo un post que se parece al tuyo, léeme o Dios matará un gato mientras se come tu uña del dedo gordo del pie” no lo inventó él, pero le extrajo jugo hasta decir basta, o hasta que tuvo visitas con comentarios de ese estilo en su propio blog. Y se hartó, y es que la fama es dura.


Así que queridos lectores, si aún seguís ahí, si queréis ser famosos en esto de Internet, pensároslo dos veces o acabaréis en uno de esos grupos de ahí arriba. Y no creo que mole mucho estar ahí y no ver mucha pasta como para que compense…

Di la tuya

  1. 04/04/2013

    […] de una vez he hablado en este blog sobre mi preocupación sobre lo que considero famoseo involuntario o que se va de las manos. Internet ha conseguido que haya gente que pueda ser famosa y reconocida […]