Tipos de meaderos públicos para hombre


“Estooo, creo que mearé desde lejos”

Los temas pseudo-escatológicos tienen su rinconcito siempre en este blog. He hablado del papel de water o incluso de hacer de vientre en lavabos públicos. El tema que nos ocupa hoy son los meaderos públicos, pero sobre todo para hombres. Ya que los lavabos de mujeres no los suelo frecuentar y si lo hiciese no creo que fuese confesable ni el por qué ni el cómo. Será un tema para niños y mayores e incluso para vosotras las chicas, porque a ver ¿quién de vosotras no se ha metido nunca en un lavabo de tíos una noche de apretón en el que el lavabo de las tías estaba a tope de cola? La de sustos que se pega uno al ir a abrir la puerta del water y encontrarse a dos chicas que salen. “Joe, vaya fiesta y yo llegando tarde”, es lo primero que se te viene a la cabeza.


Lo que pasa es que con el tiempo los meaderos públicos han ido evolucionando. Sin ir más lejos, los romanos no inventaron los acueductos para llevar el agua desde un lado a otro siendo pioneros de los trasvases de agua. Nor. Los inventaron para que los legionarios borrachos tuvieran una columna donde echar un río las noches en las que el dios Baco (llamado así porque con la borrachera siempre se pronuncian mal las p’s y los camareros siempre se llamaban Paco. Baacoo, traaemee otro güisskiii) se hacía dueño de sus cabezas. Más adelante se inventaron las letrinas, que no eran unas letras pequeñas. Bueno, en cierta manera sí. Era una O puesta en el suelo en forma de agujero enorme y los orines de las personas humanas iban a parar a algún lugar. Son los precursores de los wáteres, pero sin el engorroso sistema de tirar de la cadena. Total, en los wáteres públicos la cadena nunca funciona, supongo que en honor a los precursores. El olor actual también se asemeja.


En la actualidad tenemos muchísima más variedad, con el tiempo y el tiempo libre también, se han realizado múltiples modificaciones a lo que vienen a ser meaderos públicos. Los hay de diseño y todo en el que a veces no sabes si estás meando en el meadero o en la pica donde se lava uno las manos. Un día hasta nos confundiremos con el secador de las manos, ya veréis qué divertido cuando le den al botón de salir el aire… Unas risas…


Empecemos por el principio pues. El urinario público más típico y normal y que seguro que todos habréis visto es el normal, valga la redundancia. El de un cierto tamaño, aproximadamente un metro, a media altura con ciertas paredes que tapan tu intimidad, lo normal vamos. Este meadero está muy bien por la funcionalidad, incluso tiene espacio para colocar el cubata en caso de ser una discoteca; pero tiene un problema. Al dar intimidad da como una especie de alas a los acompañantes de al lado a darte conversación. “Qué, ¿meando, no? Fua, llevaba tanto raato esperaandoggghhh oooghh que guuusshhto” Oiga y a mí que me importa su gusto, déjeme en paz. Y el tío sigue: “Joe, bebo negro y meo blanco macho, qué flipe colega” ¡Y a mí que me importa si meas blanco, negro o verde pistacho! La gente se coge unas confianzas, pero bueno, siempre puede ser peor. Te pueden tocar el culo. “Uumm ¡qué culito respingón!” Claro, ¿qué haces en mitad del chorro con una mano en tu culo? Siempre puedes darte la vuelta y mearlo entero, pero en fin, hay que ir con ojo y nunca mejor dicho.


El siguiente meadero público es la versión mini del normal. Son urinarios que tienen el tamaño de un cuenquito donde posar el pájaro. En serio, parece que sea un cuenco de agua para jilgueros en el que se ponen a picotear. Funcional es porque al fin y al cabo recoge el meado, el problema es que si tienes poca puntería puedes llenar la pared, el suelo y los vecinos de al lado. Y además tiene el hándicap de la privacidad. Suelen ponerlos al lado de wáteres con puerta en los que se cuelan las tías, al salir te ven todas la churra. “Ay si lo llegamos a saber antes te decimos que entres con nosotras, machote” Tranquilos, esto sólo pasa en las pelis porno.


Eso sí, los urinarios con menos privacidad de todos son los de pared. Sí sí, de pared. Ponen una pared en plan cascada de agua ahí derrochando y todo el mundo de cara a la pared. Castigados. Algunos ponen una ligera mampara que separa pequeños trozos, pero provoca lo que son las conversaciones del primer caso. Otros nada. Ahí los que quepan, que algunos hacen peleas de chorros y todo entre ellos. Es importante ante estos urinarios el no llevar zapatos caros. Más bien lo mejor es llevar botas de agua. “Ostras, qué mojado está el suelo, ¡cuánta agua!”. No amigos. No es agua. Lo dicho, botas de agua y traje de holocausto nuclear. En estos lavabos nunca frecuentan tías desesperadas por mear. Por algo será. También es recomendable el no poner baldosas con dibujos en la pared para los dueños de bares y discotecas con este tipo de urinarios, ya que con el paso del tiempo el dibujo se corroe y lo que antes era la cara de una mujer ahora es un alien verde. Ojo con eso.


Eso sí, si queréis privacidad siempre os queda la opción water normal de toda la vida, el sucesor de la letrina, pero ahora con dibujos y escritos en las paredes. Pero como he comentado antes la letrina no tenía cadena y en los wáteres públicos no funciona. Hay gente que no tiene manías así que el airecillo verde que surge siempre tira para atrás. Es importante ante todo no sentarse, hay gente que le da tanto asco tocar la tapa que si está bajada no la sube y… He visto estercoleros más limpios. De todas formas siempre puede haber suerte y que el water esté perfectamente funcional y se use. Los hombres lo tenemos sencillo porque lo hacemos de pie y no hay que sentarse en la tapa, excepto algunos que su madre les ha obligado a hacerlo para que no salpiquen en casa. Nacho Vidal era al revés, si se sentaba dejaba el lavabo con gotelé y de pie al tocarle siempre con el agüilla del fondo no tenía problema. Para que luego digan que el tamaño no importa.


Para acabar no hay urinario público como el clásico, el árbol y la farola. En las noches de fiesta la gente con sus borracheras y demás se bajan el pantalón en cualquier sitio y ala, a dar sustancias a los árboles. Y se creen que los abonan y todo a los pobrecicos. Los hay que de pequeños lo hacían en las ruedas de los coches, como los perros, y de mayor han seguido haciéndolo pero en los depósitos de gasolina. Es lo que llaman biodiesel, ¿no?


Eso sí, lo peor de todo de ir a mear a un lavabo público son las conversaciones de antes. La gente suelta la inventiva: “¿Qué? ¿A mear, no?” Y tú no, venía a ver culos de hombres mirando a una pared, no te jode. “Ah pues yo también, ¿como te llamas guapetón? ¿Te gusta el mío? Uummm” Eemm, se ha confundido… Adios buen hombreee.

10 dicen la suya

  1. Anonymous dice:

    Fua, los de la pared son los peores, parece que van a entrar a pelear cuerpo cuaerpo al coliseo, con todos los negros amontonandose.
    Y tambien esta ese que uno dice voy al baño, espera yo voy tambien, hay algunos que creen q se necesita custodia pa ir al baño.

    Juan L.

  2. morri dice:

    Juan L. : Ahí va, hay alguien después de tantos días! jajaja Sí, antes eso era solo de las tías pero ahora se lleva también en los tios con lo de “picha española nunca mea sola” Qué cosas.

  3. *adela dice:

    *____*, anda q en q momento me he metido aqui ^^

    el post esta gracioso pero menudo tema xDD

    buen post morri!

  4. morri dice:

    Muchas gracias adela, el tema pues… Un tema XDDD Como otro cualquiera… ¿no? XDD

  5. Boro dice:

    Madre mia, el aseo este de los cristales…¿estás seguro de que no te ven? xD

  6. Anonymous dice:

    jajajaja me ha hecho gracia el post, a mi me gusta mear en los meaderos estos, ya que cuando llevo pantalon claro si meo en un vater normal siempre alguna gota cae al pantalon y lo que no has puesto es la tendencia que ahora tiene mucha gente de mirarte el nabo cuando son mas de las 4 de la mañana y van medio pedo (y no hace falta irte a un bar de ambiente, ojo), yo ya tomo la determinacion de dejar una distancia prudente en entre el urinario y yo pa facilitarle el trabajo, jejejeje…

    Lo mejor es que luego ves al que te ha mirao el nabo retregandose con su novia o con cualquier tia, jejejeje

    UN SALUDO y FELICIDADES por el BLOG

    Dolmancé1981

  7. *mERy* dice:

    jajajajajajajajajajajajajajajaja vaya post mas bueno… me sigo “meando” d la risa!!! jajajajaja

    io si he visto tios en el baño de tias ehh!!! q lo utilizan como picadero!!!!… t doy tema xa otro post..!! jajaja

    weno felicidades scribs genial
    un besoteee

  8. morri dice:

    Boro: Pruébalo y verás XDDD

    Dolmancé1981: Muchas gracias. Yo no he tenido la situación de que alguien se me asome a mirármela, pero tampoco me fijo así que la verdad si me la han mirado ni me he enterado XDDD A su salud. Pero si es un lavabo amplio la gente se suele poner “uno sí, uno no” para mantener las distancias… xDD Por si acaso.

    *mERy* : Muchas gracias ^^ Sí, si por eso al principio digo “yo no frecuento los baños de tías pero si lo hiciese no sería para comentarlo..” XDD Me refería a eso. Hay algunas discotecas que hay seguratas apostados en el baño de tías… Por si las moscas.

  9. humsillo dice:

    Es realmente currioso.

  10. Anonymous dice:

    Una vez entre en un lavabo que la puerta de chicas y chicos lo comunicaba todo con un largo pasillo, o sea, era unisex como en starship troopers, pero eso sí, una vez dentro todo eran compartimentos individuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *