Los y las cejijuntis y la depilación de cejas


Ahora que vivimos en un mundo repleto de metrosexualidad por todos lados y de una reducción drástica de los pelos corporales, os voy a hablar de esa gente con Síndrome de Blas. Es decir, esa gente que por alguna razón aún no sabida, se quedaron con una ceja menos en el reparto corporal. Los cejijuntis o unicejis, como queráis llamarles.


Es un fenómeno que aunque parezca mentira, en otra época era el último grito. AAAAAgggghhh, y se callaron. El último grito. Pues bien, hubo un tiempo pretérito en el que los hombres para demostrar su valía se dejaban una única ceja frondosa por encima de sus ojos. Eran tiempos sencillos, sólo había que peinársela, la ceja, para atrás o para alante. Los había incluso que se ponían gomina, en aquella época no existía la Giorgi, pero bueno, hay otros productos más naturales que también tienen capacidad fijadora… Y en fin, no vamos a entrar en lo que se usaba en la antigüedad… Preguntadle a Mary.


El caso es que todos iban con sus cejas bien frondosas y fértiles. Feromonados veían pasar a las damas y al ajedrez y luego se limitaban a soltarles piropos varoniles: “Ven pacá moza que te viá poné mirando pa Burgos y te va a enterá de lo que e tené una estaca entre lah patah, ieeeja”. Y así funcionaba, las cejas eran facilidad de ligue, masculinidad, hombría, vigor y un sinfín de virtudes masculinas más. Luego se aderezaban con una bonita boina puesta para un lado y un palillo de dientes en la boca y ala, preparados para el ataque.


Ahora ya no es así. Uno, que por suerte no es cejijunti ni uniceji pues es hombre y tiene cierta pilosidad en las cejas. No demasiada tampoco, pero la suficiente para que alguien, que en ese momento era cercano, y ahora no lo es, decidiera que debía depilarme las cejas. Sí, amigos, una vez me depilé las cejas. Bueno, me las depiló una chica que no me quería mucho. Ahora veréis por qué. Hace un año y pico, estaba yo tan tranquilo en el sofá y vino esa chica y dijo: “Te voy a arreglar esas cejas”. Y vino con un arma del demonio que también le llaman pinzas para las cejas. Yo nunca he querido ser metrosexual, pero como estaba aburrido, pues dije que sí. Infeliz de mí.



Y aquí es donde viene lo de esa falta de estima hacia mí de aquella chica. Que como no lo va a leer, lo puedo decir tranquilamente. ¿Que clase de tortura china es esta de depilarse las cejas? Cada salto de pelo de ceja era un alarido que ni Tarzán en sus mejores tiempos hubiera conseguido. Ya me podéis imaginar saltando como un loco mientras me aguantaban la frente y gritando: “Me caaggoontuputaaamadreeee”. Y luchando por mi vida como mosca panza arriba. Total, un drama absoluto.


Así que en esta posición yo entiendo a esa gente que no se depila las cejas. Al fin y al cabo es doloroso. Pero hay veces que las cosas claman al cielo. Sobre todo en chicas, porque si en chicos unas cejas frondosas ya no son lo que eran… En chicas que nunca había triunfado todavía menos. Y hay algunas por las que es necesario un paso de la cortadora de césped para evitar males mayores.


Sin ir más lejos. Porque caminando cansa… Sin ir más lejos, en mi trabajo, también el año pasado, me encontré a una chica que no es que tuviera las cejas frondosas, es que si fuera calva y se las peinara para atrás nadie se daría cuenta de que es calva. Impresionante tú. La chica no es que fuera muy guapa, pero por lo menos se pudiera haber apañado las cejas un poco. Yo pensaba, ¿no tiene una madre? Esa madre que avisa a la hija: “Niña, anda, há er favó, que te vah pisando las cejah joe, ¡¡que no sé ni como ves!! ¡¡Si tieneh así las cejah como tendrás tó lo demás!! Pueerjj”. Pero no, son de esas madres sin criterio que ven a sus hijas guapas aunque tengan un ojo en medio de la nariz. Que es que ya la veía a la chica con la boina y el palillo tirando los trastos a las mozas del pueblo…


Y otro caso que me marcó fue hace poco. Fue en el tren. Y me recordó todo esto que os estoy contando. La depilación, la chica frondosa, todo eso pasó por mi mente en un momento al ver a una chica que era mona, de 15 años o así, pero con unas cejas de dos dedos que daban miedo, que te miraba y parecía que te fuera a tapar con las cejas a modo de manta. Y es que aunque parezca mentira las cejas son algo importante dentro de nuestra visión externa. Antiguamente para engominárselas y feromoneárselas y actualmente para dejarlas finas y decir que no eres gay. Como cambian los tiempos…

9 dicen la suya

  1. Enclave Patuco dice:

    Pues yo, de toda la vida los he llamado unicejulares, porque como sólo tienen una ceja. Creo que voy ahora mismo a registrar el palabro, no sea que…

  2. O.k.,o.k.! dice:

    SI estáis hechos una panda de maniáticos. Las pestañas, cuanto más largas, espesas y “cantonas”, mejor. Veeeeeeeenga productos para que se te vean las pestañas a los diez metros.

    En cambio, las cejas son lo peor, han de pasar desapercibidas y más de una llega a depilárselas tanto que se las tiene que pintar…

    Si todo enmarca la mirada igual, ¿no? Y si no, mira a la ristra de presidentes del gobierno ruso en los 70-80-90!

  3. morri dice:

    Enclave patuco: regístralo, no lo dudes, quien sabe si usarán esa palabra para hacer politonos.

    O.k,o.k: Tampoco es para llegar a extremos hija de depilación que la gente vaya sin cejas. Pero la frondosidá cejil me parece fea que quieres que le haga jajaja A mí las pestañas demasiado cantonas tampoco me gustan, pero supongo que es por mi manía al maquillaje mal entendido xDDD Mientras esté bien hecho no hay problema, eso sí.

  4. sarcasmocracia dice:

    Aquellos/as que no se las quieran depilar deberían tener la posibilidad de arreglárselas en una Cejuquería. Llongueras está pensando en abrir algunas, donde los cejijuntis y unicejis podrán por fin ponerse rizos, moños, trenzas o crestas…

  5. Anonymous dice:

    Yo tenía un amigo que estaba un poco acomplejado por el impresionante módulo unicejular que le crecía sobre los ojos, pero el muy salame en vez de depilarse se afeitó los pelos sobrantes y ahora ya no se sabe dónde le empiezan las cejas y dónde le termina el bigote. Igual se gana unos buenos dineros haciendo de Chewbacca en fiestas infantiles.

  6. wise dice:

    Me suena todo esto XDDDD

    Hay gente que para evitar problemas se las depila enteritas y se acabó. Del dolor que deben de haber pasado no hablan eso si.

    Luego se dibujan la rayita como algunas abuelas, lo malo es que no tengan pulso y las hagan asimétricas, que cuando no se tiene una minima destreza es mejor no hacer estas manualidades minuciosas, que se va el lápiz.

    Qué juventú ajajaja

  7. Enclave Patuco dice:

    Ejem, celular, no, cejular, con JOTA. Unicejular, no unicelular, que más que a móvil, suena a microbio. :>
    Claro que una cancioncilla estilo: uni, uni, uni, cejulaaaaaaar…con una voz negra no quedaría mal de politono.

  8. morri dice:

    Sarcasmocracia: Llongueras siempre tan atento a los cambios de la moda. Qué tio.

    Bugman: Lo de hacer Chewbacca en fiestas infantiles tiene muchas salidas, lo que seguro que esas fiestas son en invierno, porque en verano… Pobrecico.

    Wise: Que juventú hija, sí. Que manía con dejarse sin cejas, ni tanto ni tan calvo tú, y nunca mejor dicho. Al final se harán dibujitos y esperemos que no se pongan a sudar o se quedarán sin ojos…

    Enclave Patuco: Haces bien de dejarlo claro, porque lo de unicelular luego ya se sabe, se convierten en ribosomas y ya la hemos liado. Con una ceja y una celula, la celula peluda. Muy mal iría el mundo así.

  1. 04/11/2012

    […] “Qué polla más gorda tienes Paco, no como mi ex-novio que la tenía que coger con pinzas de depilar las cejas“. Indirectas sutiles que no tiene por qué pillar su anterior novio ni enfadarse ni nada. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *