Le obligan a casarse con una cabra


No, no estáis leyendo mal. Yo he alucinado tanto o más que vosotros, no me la he inventado, aunque ya me inventé una hace tiempo. Resulta que un hombre sudanés, de Sudán, no que sude mucho; tenía un día un revoltijo interior. Uno de esos que te vienen por la parte baja, vamos, de los dos que cuelgan. En fin, que el tío iba más caliente que el chichi de la Bermúdez, pues decidió, ni corto ni perezoso, de montarse a la primera cabra que vió. Sí, a una cabra en toda su extensión.


Por suerte para él, y para España, no era la cabra de la legión y Bono puede seguir durmiendo tranquilo. Era una cabra de un campesino también de Sudán. El hombre, mosqueado por ver a su cabra mancillada en público, que resulta que era virgen la pobre; decidió que debía pagarle una dote, y ante un tribunal fallaron en contra del violador cabril y le obligaron a pagar 50 dólares y casarse con la cabra.


A día de hoy, y a informaciones que podemos recibir en El mundo está loco, el hombre está felizmente casado y se fueron de Luna de Miel a Melilla. Qué cosas pasan en este mundo…


La noticia, un poco menos manipulada, no mucho, en el Diario ADN.

6 dicen la suya

  1. mujer de pelo en pecho dice:

    la cuestión es: hay que estar como una cabra para hacerse unas tetas como las de la bermúdez,o hay q estar como una bermúdez para tirarse y casarse con una cabra?

  2. laprincesadelasgatas dice:

    de verdad,k degeneracion…

  3. Sara dice:

    Oye nen, ya había leído esta noticia en un blog pero me sigo quedando impactada al respecto…
    O____________________________O

  4. Dammy dice:

    Menos mal que no le pillaron haciendo onanismo, ¿le habrían obligado a casarse con su mano?

  5. Anonymous dice:

    este tipo esta loco o se la fumo verde

  1. 11/03/2013

    […] fuera de sitio si al leer el comentario del lugar del coito no os veis capaces de calzaros a la cabra ahí. En general se podría decir que echar un polvo lo puedes hacer en cualquier sitio. Solo es […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *