La Universidad: La matriculación


Lectores fieles, hoy me dirijo a vosotros para explicaros a los que no van a la universidad como se matricula uno en ese infierno. Y a los que van, se lo voy a explicar igual, aunque ya lo sepáis. Porque es como el que se ve treinta veces Star Wars, sabes que al final Darth Vader es el padre de Luke, pero… ¿A qué la ves entera? Pues lo mismo, chicos y chicas universitarios, vosotros también podéis leer este post. Allá vosotros con vuestra salud mental.


Y es que cada año los estudiantes universitarios nos tenemos que matricular, en el caso de mi universidad, la UPC, para ser más exactos, nos matriculamos dos veces. ¿Por qué? Os preguntaréis, pues porque aquí somos más chulos que nadie. ¿Segundas convocatorias? Para qué, aquí todo el mundo aprueba a la primera, y si no, es que son unos vagos. O eso es lo que deben de pensar para no proporcionarnos el don de las segundas convocatorias. Muchos tendríamos ya la carrera si eso existiera…


Atención, pausa publicitaria en medio del post para hacer un anuncio para los lectores poco hábiles y/o poco espabilados. Cuando hablamos de matriculación, no quiere decir que cuando salgamos llevemos un banderita europea en la espalda con la E de España y un número detrás. No. No confundir. Que una vez vino un tío con una placa metálica y todo el mundo se le quedó mirando. “¿No era aquí donde se venía a matricular? Tengo el Saxo en la puerta.” Dijo. El chico andaba un poco despistado, la secretaria le dio una palmada en la espalda y le mandó a tomar por culo, eso sí, con una voz preciosa. Después de esta pausa para despistados, podemos proseguir.


Cuando vamos a matricularnos, amigos lectores, tenemos la osadía de prepararnos un horario, con nuestros grupos elegidos y nuestras asignaturas a escoger. Lo preparamos todo con mimo, con cariño, para recibir el nuevo cuadrimestre repletos de ánimo y de fuerzas. Diciéndonos a nosotros mismos: “Este año no faltaré a ninguna clase, este año pasaré los apuntes a limpio, este año las aprobaré todas.” Es más o menos como los propósitos de año nuevo, con la diferencia de que los propósitos para año nuevo, a veces se cumplen.


El caso es que te preparas el horario con alegría y harmonía (no tiene nada que ver la harmonía pero quedaba cantidad de poético), y una vez has conseguido que no se te solapen todas las horas, consigas que no te coincidan las tardes con el horario de la Champions League, los exámenes finales con los partidos de España del Mundial y no tengas que madrugar mucho… Llegas al ordenador para matricularte y ni hay plazas de las asignaturas, ni quedan grupos ni nada de ná.


Con lo bonito que sería que todo el mundo escogiese el horario que le fuese mejor, sin discriminación por raza ni edad, ni por qué no decirlo, sin discriminación por asignaturas aprobadas o suspendidas. ¿No ven que si suspendes te lo ponen peor porque te dejan el horario más chungo? ¿Así como va a ir uno a clase? ¡Si es que lo hacen a propósito! Se te solapa Apareamiento de bits II con Introducción a la Penetración de USB’s (valga la redundancia) a las 8 de la mañana y encima el examen final de Diseño de Sistemas de Mensajes embotellados coincide con el Túnez-España. Así es imposible, imposible.


Así que haces de tripas corazón, te apuntas a lo que puedes, como puedes, en el horario que sea. Y lo haces totalmente a boleo. Entonces te preparas a recibir el último susto. El precio de la matrícula. A ver, ¿no se supone que estamos en la pública? Es decir, yo pago por crédito una pasta, ese dinero… ¿A dónde va? O sea, yo voy a clase, pago al profesor, el mantenimiento del aula pues está más o menos pagado y los ordenadores. ¿Justifica eso el precio por crédito? Y es más, ¿por qué en la matrícula hay una casilla que se llama “Gastos de matriculación” que te cuesta 38 euros? ¿Eso no lo debe pagar el Gobierno? ¿Tanto gastan de luz y de impresora? ¿Qué tienen? ¿Un reactor nuclear dentro de los laboratorios? ¿O en realidad tenía razón el tío del Saxo?


En fin, dudas que me asaltan después de soltar un pastón, y además, siendo solidario dando el 0,7% para el Tercer Mundo. Qué eres cantidad de solidario tú, pero ellos no. Es decir, no dan el 0,7% de lo que tú pagues la universidad. Noooo. Das tú un dinero extra para ser solidario, pero la universidad no da un duro. En fin, para que luego digan que las empresas públicas no son rentables.


Así que sólo os he de decir una cosa más, las matriculaciones son un suplicio, pero es que lo que viene después, es peor…

12 dicen la suya

  1. Noel dice:

    Un suplicio de los buenos: es Burocracia es estado puro. Realmente desesperante.

  2. JoseA dice:

    Me ha dolido que pongas armonía con h morri. Universitarios…
    jejeje

  3. morri dice:

    JoseA gracias por la corrección, pero es que la RAE lo acepta jajaja, cuando lo buscas te manda a armonía, pero está bien escrito según la RAE :P

  4. aljube dice:

    pues harmonicamente confirmo que la UPC no tiene segunda convocatoria. yo también estudio ahí y es una mierdaaa jeje a ver si algun lector de alguna parte del mundo lee esto y puede confirmar que existe universidad donde esto también ocurre.

    saludos morri

  5. Josep Tarrés dice:

    Lo bueno de las instituciones públicas es que están obligadas a publicar sus presupuestos.

    Así pues, podemos saber a donde va a parar el dinero de las matriculas.

    UAB (2005): http://www.bib.uab.es/pub/pressupostUAB/pressupostUAB2005.pdf
    UPC (2006): http://www.upc.edu/pressupost/pressupost2006.pdf

    Para ver los presupuestos de cualquier otra universidad pública, basta con usar Google o llamar a la oficina de información del centro.

  6. show dice:

    La verdad es que los cabrones se lo curran, no saben como hacernos sufrir más, mi matricula se parece muchisimo a la tuya, sólo cambian las asignaturas. xDD

    UPC de Barcelona, Telecomunicaciones y tu?! ;)

    Saludos y como te curras los posts!

  7. jose dice:

    josea, harmonía existe :-P

    En mi escuela (ESI de la UCA) hay que hacer una automatrícula por internet y además, rellenar a mano el papel de la matrícula tradicional. El año que metieron la automatrícula pusieron carteles de “¡se acabaron las colas, haz la matrícula por internet!”. Pues si hay que imprimir la automatrícula y meterla en el mismo sobre que la matrícula tradicional y dárselo todo al secretario (rondamón, un saludo), ya me dirás de qué me sirve. Ah, vale, que es para ahorrar trabajo a los administrativos, para que puedan seguir rascándose los huevos de 9 a 2… ok ok.

    Panda de gbrl$%&@#…

  8. morri dice:

    Vaya tela Jose, todo es para ahorrarse ellos y que tú tengas la misma faena.
    Show, hago informática, gracias por lo de que me lo curro ;)

  9. Spireclaw dice:

    Pues vaya dificultad. Cuando yo me matricule en Deusto era cantidad de facil.

    Claro, que solo faltaba que con lo que se paga al año en esa universidad, te pongan la automatricula como un infiern mas.

  10. Anonymous dice:

    En la escuela de Arquitectura de la UPM también hacemos dos matrículas al año, o tres, si quieres la segunda convocatoria, y también elegimos las asignaturas por ordenador, pero en la propia escuela, nunca en internet.
    Pero además, ahora, recoges el sobre con la matrícula impresa en conserjería y lo metes en el buzon de secrtaria, y ya te mandan el pago a casa. Lo nunca visto: el marrón de la matrícula en mi escuela se lo chupan los bedeles

  11. Anonymous dice:

    En la UPC no solo no hay segundas convocatorias, sino que pagas una pasta por cuatrimestre para que luego te follen en los examenes y para colmo, cuando te vuelvas a matricular en la misma asignatura un cuatrimestre mas te suban el precio un 30% mas, en concusion, la fase selectiva(otra idea genial..) te sale rondando los 3000 euros, perdiendo pasta, tiempo y paciencia… 4 veces he pagado al cabron de matematicas para que luego me ponga un misero compensable!!!!

  12. morwen dice:

    Pues en la ULE, como somos más chulos que nadie, recogemos los papeles en conserjería (ahora es gratis, ya te viene el cargo añadido a todas las demás gilipolleces que tienes que pagar, como el carnet universitario, que cambiarlo nos lo cambian cada dos o tres años, pero pagarlo toca pagarlo todos, así que la mayoría ya hemos decidido que ya que lo pagamos, al menos nos lo den nuevo todos los años, y tocamos los cojones diciéndo que se nos ha perdido) podemos llevar los papeles a la secretaría o hacernos la matrícula por internet cómodamente sentados en casa, eso sí, sin tener después que llevar ningún papel a ningún sitio. El dinero ya ni lo ves, te lo pasan directamente a tu cuenta del banco (no por eso duele menos, pero al menos no te arriesgas a que te lo roben por el camino)… Y tenemos dos convocatorias al año por asignatura e incluso a los cuatro pringados de Derecho, como tenemos cien mil asignaturas llave, nos dejan hasta ampliar matrícula si queremos… Si nos diesen unas clases medio decentes (al menos en Derecho), nos quitasen los 200 exámenes orales que tenemos y aprobasen a la gente que sabe las cosas, y no a los que tienen la suerte de que su examen caiga encima de la mesa y no el suelo cuando los tiran al aire, seríamos los reyes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *